viernes, 2 de enero de 2009

EL FUTURO FEDERATIVO

Actualmente estamos debatiendo sobre si la FEDE hace o deja de hacer lo que tendría que hacer, pero poco se habla de cómo puede ser en pocos años. Es más, parece como un tema tabú del cual nadie quiere ni pensar.

Y es que los actuales responsables, por suerte, no son eternos y al colectivo, tanto si les critica como si no, ya les está bien con tal de no plantearse que pasará si dichos responsables deciden NO presentarse en las próximas elecciones.

Lo cierto, y aquí puedo dar mi experiencia de más de 10 años en la FEDE, es que hay la posibilidad de que en las próximas elecciones no se presente el actual equipo directivo y por tanto se plantea la gran incógnita…….¿Si no se presenta nadie, que pasará?.

En principio e independientemente de lo que pueda hacer a medio plazo el presi, lo que si se ha constatado en las diferentes asambleas que se han hecho, o el mero hecho de que cada vez que ha habido elecciones, solo se ha presentado el actual presidente y es que el espíritu del voluntariado brilla por su ausencia, salvo que aparezca alguien con suficiente tiempo y (lo más difícil) ganas para tirar la fede adelante.

No soy agorero, sencillamente constato a lo que se puede llegar y no dentro de mucho.
En principio, la actual estructura de la Fede puede irse al traste si no se presenta nadie y muchas, pero muchas cosas cambiarían.

Para empezar y si no se presentase nadie, tendría que salir una Junta Gestora, hasta que alguien se presentara al cargo de presidente. Pero claro, el presidente no es el único que tira del carro y por tanto necesitaría un grupo de personas que trabajasen para él, y ahí es donde empezarían los problemas serios ya que los estamos padeciendo actualmente. Es difícil encontrar a un secretario, a un vicepresidente y sobre todo a un tesorero con nociones de contabilidad.
Ante esto solo cabría una solución y es parecida a la que tiene actualmente la FEE o la que tienen la mayor parte de las Federaciones Catalanas de deportes minoritarios, y es profesionalizar la federación. En concreto existiría un presidente algo testimonial ya que solo se cuidaría de las relaciones con las instituciones públicas. El resto del personal tendría que ser contratado y asalariado y no necesariamente han de ser espeleólogos. Se necesitaría un Secretario General que sería el que llevaría la mayor parte del peso de la fede, un/a secretario/a administrativo/a para las tareas burocráticas y un contable.

Este hecho repercutiría sobre otros como pudiera ser un aumento sin precedentes en la tarjeta federativa, ya que habría que pagar por primera vez sueldos, seguridad social, etc. y otra probable repercusión es un recorte en la partida de gastos administrativos, en el que lo primero que caería sería el actual local, es decir, habría que buscarse un pequeño local al estilo de los “hoteles de entidades” en el que a duras penas cabrían los 4 gatos que en él trabajarían. Es decir, que el actual concepto de Biblioteca, departamentos, escuela, etc. desaparecería. Solo el suficiente personal para federar y asegurar a la gente.

Lógicamente y por el efecto “dominó” al ser la licencia más cara, bastantes se pararían a la FEEC porque les saldría más barato pudiendo desembocar esto en una situación insostenible y producirse el cierre de la Fede y no digo nada que no haya ocurrido ya, pues la Federación Vasca cerró y las autoridades competentes decidieron que para no dejar un vacío legal en cuanto a los practicantes espeleos, que la espeleo volviera a ser un departamento más de Montaña.
Tantos años de lucha y sufrimiento, para que al final volvamos con la cabeza gacha al redil de donde salimos.

No soy Nostradamus, pero pensar bien en todo esto en vez de discutir sobre si lo que hace se hace bien o mal. El peligro, no es este y quien piense que esto es catastrofismo, solo le digo que solo hará falta unos pocos años para que lo veamos.

Sin voluntariado es imposible dirigir una federación pequeña y cuando se llega al extremo de profesionalizar dicha federación, llega la caída por motivos económicos.

Pensemos todos aquellos que queremos mantener nuestra independencia, en soluciones. Tal y como se siente hoy en día lo que es la espeleo, es difícil encontrar solución, pero solo nuestra voluntad puede evitar un final así.

Una vez un amigo me dijo que la gente se apunta a un club para hacer espeleo y no para trabajar. Yo le conteste que si que tenía razón, pero si alguien no tira del carro, deja de haber club.
¿Hay más alternativas?. Las hay pero nada buenas. Podría entrar una junta que llevara la fede al estilo de anteriores directivas, es decir pasando de las instituciones y con una mínima subvención y lo justo para federar a la gente y mantener administrativamente a la FCE. Eso sí, dinero para subvencionar actividades, lo mínimo y no para todos y ademas con la posibilidad de perder el estatus de Federación para ser una Asociación, con muchas menos ventajas fiscales y en cuanto a subvenciones.

Si a alguien se le pasa por la cabeza el hacerse independiente, sin federarse ni pertenecer a ningún club, solo les diré que tal y como están hoy las leyes lo pueden pasar muy mal en caso de accidente. Os recuerdo que la ley exige que el que practique un deporte ha de tener OBLIGATORIAMENTE un Seguro de Accidentes. Claro puede pasar justamente que nunca pase nada, pero el día que pase, al que le toque la china puede verse envuelto en un fandango jurídico de peso.

Quiero pensar que el colectivo reaccionará y que no tirará por la borda más de 100 años de historia, ni años y años de reivindicaciones de independencia federativa, aunque solo hay que ver la historia y saber que todos los grandes imperios han caído. Quizá todo ello forme parte de una evolución, aunque después de haber vivido lo que se vivió en el Comité Catalán, yo diría que es una evolución en retroceso. Para mí personalmente esto sería una triste derrota.
Pensemos bien en todo esto y busquemos soluciones, aun queda algo de tiempo.

3 comentarios:

Lluis dijo...

En el meu blog pretenia donar a entendre aquestes coses que dius tu fent palesa la nessecitat d'una federació, esperó que algu dels que ha criticat i critica la federació millor dit als dirigens de la fadreció, reaccioni com tu dius es i sera dificil trobar un altre que tu i jo sabem. Poder ara es hora de entendre el perque de tot plegat i saber on anem i on volem arrivar. Molt bon article. estaba esperant-lo amb ganes.
Salut i al forat.

Joan Montoya dijo...

Buen artículo José Luis. Te quería dar mi opinión en este espacio, pero por cuestión de tamaño lo he hecho en un artículo en mi blog.

Salud, dinero, amor... y espele.

xci dijo...

Excelente articulo Jose Luis ya que aporta mucha información sobre las dinámicas internas de la administración y abre la puerta a una problemática que muchos pensamos que está y, sin embargo, no sabemos como afrontarla. Ya entraste en materia en tu post de la “crisis en la espeleología”. Como pienso que todo está relacionado, mi comentario lo hago extensivo también al otro post.
Desgraciadamente, mi opinión es pesimista ya que creo que la espeleológica (al menos la catalana) se enfrenta a un problema de enorme calado: se está parando.
Nuestra espeleología camina lenta pero inexorablemente hacia un estado de coma a la espera de quien sabe qué...

En nuestro colectivo hay honrosísimas excepciones en forma de grupos y individuos, y además, los nuevos formatos tipo blog, están permitiendo un nivel de información y comunicación que es verdadero aire fresco. Pero en general, por desgracia, pienso que la espeleología ha sufrido en los últimos años una devaluación tan extraordinaria que nos ha excluido de todos los “circuitos “ de interés de la sociedad. Los motivos de la devaluación merecerían otro “post”. En este sentido seria interesante saber cual es la edad media de nuestro colectivo, el índice de crecimiento de tarjetas federativas, el incremento de campañas, expediciones internacionales...
Todos sabemos que la exploración subterránea es fascinante y emocionante. Dura pero adictiva. Puede satisfacer a los "técnicos", a los "científicos", a los "deportivos" y hasta a los "paseantes". Recientemente también hemos añadido la competición, que no comparto pero respeto...Es todo un mundo dentro del mundo. Y para los de mi generación, incluso puede ser geografía, geología, arqueología, fotografía y gastronomía! (que nadie piense mal, seguimos cargando petates).En fin, podría seguir mi panegírico sobre nuestra actividad. Y sin embargo, nos estamos parando...
La situación que expones encaja perfectamente en lo que considero "el gran problema" de nuestra espele. Finalmente, la gente se cansa (es ley de vida) pero nadie viene detrás porque: ¿a quien le interesa?. Creo que quedaron atrás los tiempos en que la solución era solo el entusiasmo. Si entendemos “voluntariado” simplemente como gente dispuesta a ayudar sin percibir nada a cambio, no creo que haya problema en encontrar un mínimo voluntariado en nuestro colectivo. El problema es encontrar al grupo que lidere y se responsabilice de la situación y que sea capaz de darle la vuelta. Y no lo digo por el grupo de gestión actual, con el cual no estoy de acuerdo, pero si una cosa no se le puede discutir es su entusiasmo y dedicación. La disponibilidad de tiempo de la actual presidencia obedece sólo a circunstancias personales pero es prácticamente imposible, hoy día, encontrar personas con tanto tiempo y energía mas allá de sus obligaciones profesionales. Con lo cual, el relevo en las mismas circunstancias es casi imposible. Sin ser un gran conocedor del mundo federativo, intuyo que la lucha hoy en día de un presidente de una federación “devaluada” (la nuestra), es mucho mas dura y exigente que lo era hace 25 años. No basta el entusiasmo. Si, como dices, no podemos permitirnos la “profesionalización” del presidente y/o sus mas inmediatos colaboradores, estamos verdaderamente en manos del azar. Ignoro y por esto pregunto: ¿realmente no podemos introducir la más mínima profesionalización?. Si no es así, si solo queda el azar, que dios nos coja confesados. Lástima que no soy creyente.
Xavier Conejos